jueves, 27 de febrero de 2014

Oda al Silencio

Cálida placidez, tranquilidad,
quietud, paz, sosiego, sencilla calma,
sedoso ambiente de serenidad;
es el silencio, reposo del alma.

Silencio, se despierta colosal,
inmensa de brillos la vega ufana.
Silencio, refulgir sensacional,
portentosa despunta la mañana.

Silencio, la vida del bosque suena,
ruge en la frondosidad esmeralda.
Silencio, duerme el mar sobre la arena,
orilla suave de destellos gualda...

Silencio, claro y quieto atardecer,
crepúsculo repleto de fulgor.
Silencio, jovial llega esa mujer,
hembra que reina la noche en candor.

Silencio, refugio de marchiteces,
donde el olvido no es ningún misterio.
Silencio, sordo ruido entre cipreses,
oscuras paredes de un cementerio.

Silencio, crueles preguntas calladas,
difícil arte en la conversación.
Silencio, voces suenan en la nada,
fuerte empujón a la revelación.

Silencio, cruel mentira traicionera,
el más desalmado de los embustes.
Silencio, la puñalada trapera,
en las cuentas despiadados ajustes.

Silencio, crepúsculo en primavera,
refrescantes brisas en verano.
Silencio de un invierno en la hoguera
y otoñal viento sobre el rellano.

Silencio, de un embrujo desdoblado,
atrevido, exultante, abrumador…
Silencio, plácido y desparpajado,
feliz, libre y cautivo de tu amor.

Silencio, no es sólo un franco detalle,
es fervor penitente su oración.
Silencio, nazarenos por la calle,
larga senda repleta en devoción.

Silencio, dócil disciplina amable,
sin necesidad de ningún gruñido.
Silencio, gentil música inefable
que encanta en sus acordes los sentidos.

Silencio, fiel y verdadero amigo
único aliado que jamás traiciona.
Silencio, quédate siempre conmigo,
leal compañero que con gracia aflora.

Son tantos silencios y tan distintos;
De amor y ternura, de cofradía,
de respeto, de siesta a mediodía…
¿Sólo uno en loor de rosas y jacintos?

Ante un estruendo que chispa atesora,
quieto sosiego, preferir pudiera
un perspicaz eco sordo cualquiera,
mas sólo el runrún de uno me enamora:

Tiempo sin tiempo, sueños y aventura…
Escojo el silencio de la lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario